Vivimos en una etapa de la humanidad que nos permite visitar casi cualquier parte del mundo sin tener que salir casa. Gracias al avance de la tecnología los tours virtuales nos permiten estar en el Louvre o en la Gran Muralla China con un click. Por tal motivo, la industria turística ha tenido que reinventar sus formas en todos los sentidos.

En los últimos 20 años ha tomado mucha fuerza un tipo de turismo que sale de lo convencional, se olvida de playas o ciudades cosmopolitas. El turismo negro se refiere a la actividad recreativa que se lleva a cabo en lugares que por lo general tienen un pasado violento o que generan una situación muy estresante para el vacacionista.

En todo el mundo se ofrecen tours guiados que se centran en lugares como Fukushima, lugar donde ocurrió el peor desastre nuclear en la última década, hasta uno que promete recrear la experiencia y el terror por el que las personas pasan al atravesar la frontera con Estado Unidos de manera ilegal.

Uno de los destinos que más visitantes ha recibido estos últimos años es Chernóbil en la actual Ucrania. La página Chernobyl-tour, ofrece visitas guiadas en grupo o individual, las cuales tiene un costo que va de los $1,800 hasta $3,300 pesos. El tour tiene una duración de aproximadamente ocho horas y de ser necesario se puede pasar la noche en el hotel Pripyat.

En este tipo de turismo México no es la excepción, en el estado de Hidalgo en el Parque Ecológico Alberto ofrece una experiencia que traslada los peligros de cruzar la frontera de manera ilegal. También en la Ciudad de México es posible tener una visita guiada por el barrio bravo de Tepito. Así que si estás cansado de la playa, el turismo negro tiene una gran variedad de ofertas de acuerdo con las posibilidades económicas de cada quien.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEl Juego de los Drones
Artículo siguienteSabrosura: Michelada Juanga es amor
Comunicólogo amante de la fotografía, la comida y del séptimo arte. Gamer de corazón y melómano de clóset. Adicto a la cafeína y a viajar. Me encanta el olor de los libros viejos y los tacos de pastor. Creo en la inefable búsqueda onírica del conocimiento y defiendo las causas perdidas como la tortas de tamal.